Una billetera o monedero es una aplicación que permite enviar, recibir y almacenar las llaves de acceso a tus criptomonedas. Se trata de una interfaz que hace posible interactuar con tu saldo e historial de forma simple.

Hacemos referencia a las billeteras virtuales, aunque existen también billeteras físicas e incluso de papel. Según los distintos usos posibles, cada formato pone foco en una u otra cualidad.

¿Qué tipo de billeteras digitales existen?

Existen distintos tipos de billetera para interactuar con tu saldo de criptomonedas, enviar y recibir fondos y almacenar tus llaves privadas de acceso.

Según el criterio utilizado, distinguimos:

  • Billeteras custodial y non-custodial

  • Billeteras virtuales y físicas

  • Billeteras calientes y frías

Es importante tener en cuenta cómo funciona una billetera o monedero. A diferencia del concepto más común, no almacenan criptomonedas: una billetera almacena las herramientas necesarias para interactuar con la cadena de bloques.

Para ejecutar una operación en una blockchain, como Bitcoin, es necesario no sólo disponer de una “llave pública” que identifica al monedero y permite generar direcciones para el envío, sino de una “llave privada” que solamente posee quien tiene los fondos en su propiedad.

En un banco tradicional existe un número de cuenta al que pueden enviarse fondos, y a la vez datos de inicio de sesión, como un PIN, para que su poseedor pueda interactuar con el saldo que ha depositado en el banco. En este caso el funcionamiento es similar.

  • Billeteras custodial y non-custodial

Así como la llave privada es la que te garantiza la propiedad y el acceso a tus criptomonedas, resguardar o no esa llave es lo que distinguirá a una custodial de una non-custodial (o self-custodial) wallet.

Mientras que una billetera custodial mantiene la llave privada resguardada por un tercero y brinda una interfaz simple para acceder al manejo de los saldos, una billetera non custodial permite mantener al usuario la custodia de su llave privada, y por ende el total control de sus fondos.

  • Billeteras virtuales y físicas

Un monedero puede ser de tipo virtual o físico, poniendo cada formato el foco en una u otra cualidad.

Por un lado, un software que hace posible la visualización e interacción con tu saldo de criptomonedas a través de una interfaz simple, que puede o no resguardar tus llaves. Puede tratarse de una billetera para usar en dispositivos móviles, como extensión en navegadores web, o como aplicación de escritorio.

Por otro lado, los monederos físicos (o hardware wallets) ofrecen la posibilidad de almacenar las claves en un dispositivo desconectado de internet. Suelen ser preferidos por los usuarios que almacenan a largo plazo sus saldos y buscan priorizar la seguridad.

  • Billeteras calientes y frías

Las billeteras virtuales y físicas están muy relacionadas al último criterio. En ese caso, la diferencia consiste en la conexión o desconexión de internet. Una billetera caliente (o hot wallet) es aquella que de algún modo está conectada a internet. Se puede acceder a los fondos fácilmente por lo que son usadas por los usuarios frecuentes.

Una billetera fría (o cold wallet) no se encuentra conectada a internet. Es preferida para el almacenamiento “en frío” de los saldos, priorizando el resguardo de las llaves privadas ante posibles ataques o vulnerabilidades.


Desde belo es posible comprar y vender criptomonedas, así como recibir y enviar tus cripto a otras direcciones en tan sólo segundos.

Leer: ¿Qué se puede hacer con belo desde cualquier lugar del mundo?

Leer: ¿Qué podés hacer con belo desde Argentina?

Que sea simple

¿Encontró su respuesta?