Las criptomonedas son un tipo de dinero digital que usa criptografía para dar seguridad a sus transacciones, así como gestionar su emisión y asegurar su propiedad. Una característica fundamental es que no son emitidas ni controladas por autoridades centrales de ningún tipo, ya sea trate de estados o de empresas.

Desde que la digitalización impactó múltiples áreas de nuestras vidas, el dinero no fue la excepción. Tarjetas de débito, transferencias bancarias y muchas otras implementaciones de tecnología permitieron librarse del papel y simplificaron en gran medida la forma en que las personas transaccionamos en nuestro día a día.

Sin embargo, hasta el momento no había sido posible utilizar dinero sin que una institución de tipo centralizado canalice las operaciones y evite actos maliciosos. Ya sea a través de un banco, una empresa emisora de tarjetas, o un Estado por medio de un Banco Central, el dinero digital circuló siempre con intermediación de terceros, en los cuales las personas se ven obligadas a depositar su confianza.

¿Como se asegura, por ejemplo, que no exista una duplicación o falsificación de la moneda digital -fenómeno también conocido como “doble gasto”-? Hasta el año 2008, la respuesta era única: a través de un intermediario que garantice la disponibilidad de esos fondos en la cuenta de quien los envía.

La aparición de bitcoin crea un nuevo paradigma. La primera criptomoneda nace con una naturaleza descentralizada y prescinde de todo intermediario. Se trata de un sistema libre y transparente, resistente a la censura y que no conoce de fronteras ni jurisdicciones.

Las criptomonedas forman parte de una revolución en curso y prometen transformar muchas de las concepciones que tenemos acerca del valor y del dinero, además de impactar en muchos otros ámbitos de nuestras vidas.

Para saber cómo comprar tus primeras criptomonedas, haz click aquí.


¿Cómo funcionan las criptomonedas?

Existen miles de criptomonedas, por lo que es difícil definir cómo funcionan las cripto en general. Los casos de uso son variados, así como su nivel de descentralización y autonomía.

Leer: ¿Por qué existen diferentes criptomonedas?

Sí es posible detenerse en los puntos en común que comparten la mayoría de las criptomonedas y que hace a su esencia: la utilización de tecnología blockchain para el registro de las transacciones y la toma de decisiones a partir del consenso distribuido de las partes de una misma red.

Una especie de base de datos descentralizada y pública conocida como cadena de bloques (o blockchain) permite registrar todas las transacciones que ocurren de una criptomoneda. Se incorpora una huella de tiempo a cada una de ellas, dando a la totalidad del registro una característica clave: la información es inmutable, no puede modificarse ni eliminarse.

¿Quién valida las operaciones? El consenso de los propios nodos de la red. La gobernanza del sistema está distribuida entre ellos, cada uno de los cuales almacena una copia completa de la cadena de bloques e incorpora las nuevas transacciones a medida que ocurren, dando fe de su validez y evitando que puedan existir duplicaciones o falsificaciones.

El modo en que los nodos de la red validan transacciones puede variar según la criptomoneda de la que se trate. Lo que no es variable es la necesidad de un algoritmo de consenso que se da entre los usuarios de esa red.

El consenso distribuido distingue a las criptomonedas de cualquier moneda digital controlada por una o pocas entidades. A la vez, es el elemento que permite evitar vulnerabilidades y ataques: todos los nodos almacenan una copia de la cadena, por lo que la información permanece segura en caso de que uno de ellos sufra un hackeo.

¿Por qué cripto? Porque es la tecnología criptográfica la que se utiliza para asegurar las transacciones, controlar la emisión de nuevas unidades y verificar su propiedad.


Desde el nacimiento de Bitcoin, nuevos desarrollos se han sucedido, con un sinnúmero de proyectos que emergieron y propusieron soluciones a distintos problemas a partir de la utilización de la tecnología Blockchain. Con ellos, nuevas monedas, tokens con distintos casos de uso que adquirieron valor con su intercambio.

Ver: Bitcoin, Ether, USDC, USDT, DAI

Que sea simple

¿Encontró su respuesta?